Nuestra misión

 

La misión de AIDA es “Promover el desarrollo integral de los pueblos y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades más desfavorecidas, buscando siempre contribuir de la manera más eficaz y eficiente posible a la acción general contra la pobreza” sobre la base de:

 

  • La justicia, entendida como el reconocimiento y disfrute real por todas las personas de los Derechos Humanos, enunciados por NN.UU. en la Declaración Universal de 1948.
  • Un énfasis especial en la igualdad de hombres y mujeres.
  • La sostenibilidad medioambiental.
  • La coordinación con otras instituciones públicas y privadas, con objeto de multiplicar los efectos positivos de la cooperación, asumiendo los compromisos de alineación, apropiación, armonización y transparencia.

 

 

Nuestra visión

 

La visión de AIDA es “Ser una organización de referencia para las personas y comunidades más desfavorecidas del mundo, de forma tal que encuentren en nuestra organización un cauce para mejorar su calidad de vida”.

 

AIDA actúa y actuará en comunidades, países y sectores donde sea solicitada, siempre que tras un análisis técnico adecuado se compruebe que nuestra organización pueda aportar un valor añadido a la intervención propuesta.

 

Nuestros valores

 

Las actuaciones de AIDA se rigen por los siguientes valores:

 

  1. Justicia: es la base de nuestro trabajo; entendida como el disfrute efectivo de los derechos humanos inherentes a la persona por el mero hecho de serlo.
  2. Compromiso con los beneficiarios: trabajamos para personas en situación de pobreza, vulnerables, que necesitan un compromiso de nuestra parte. Los involucramos siempre, en la medida de lo posible, en los procesos de toma de decisiones relativos a los proyectos que les conciernen. Así mismo, nuestras actuaciones siempre se planifican o plantean a medio y largo plazo.
  3. Profesionalidad: utilizamos el conocimiento y la experiencia de expertos profesionales de cada sector, lo cual, unido a una estructura flexible, nos dota de la agilidad necesaria para resolver a tiempo los problemas que van surgiendo, así como para adaptarnos a la realidad cambiante de los países en los que trabajamos.
  4. Independencia: AIDA no depende de ningún grupo social, económico, religioso, ni político.
  5. Participación: entendemos nuestros proyectos como procesos participativos de mejora de la realidad; intervenimos junto a los beneficiarios y nuestros socios e instituciones locales en los procesos de cambio de la realidad, en los que claramente nos involucramos.
  6. Pluralidad: trabajamos con todo tipo de instituciones y socios locales, con independencia de factores culturales, religiosos, políticos o de cualquier otra índole, siempre y cuando veamos que puedan ser agentes de cambio y desarrollo en los sectores en los que operen.
  7. Sostenibilidad: en el sentido de permanencia de los resultados conseguidos con la ejecución de nuestros proyectos y en sus tres versiones: social, económica y ambiental.
  8. Transparencia en todos los procesos, ante todos los actores implicados: donantes, contrapartes, población beneficiaria y frente a la sociedad en general.

“Es inconcebible que mil millones de personas pasen hambre en el siglo XXI” 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR